La historia del masaje I

reflexologia en playa blanca

El origen del masaje

Es tan antiguo como el género humano, ya que de forma instintiva el hombre se automasajea en multitud de ocasiones (por ejemplo, frotando una zona dolorida después de recibir un golpe).

EL masaje Chino

En el imperio Chino el masaje aplicado rutinariamente se consideraba el mejor medio para conservar la salud y la buena forma física.

El libro de Kong-Fou, escrito 2700 años antes de J. C. nos habla de las indicaciones del masaje y la gimnasia con fines terapéuticos. Existe también una enciclopedia China del siglo XVI titulada ¨Tsa-Tou-Hoel¨, en ella podemos encontrar una colección de grabados, representando manipulaciones del masaje, tales como fricciones, percusiones, etc…

Posteriormente la práctica del masaje se extendió por toda China, practicándose habitualmente con fines higiénicos, para vencer rigideces musculares, dolores reumáticos, etc…

El masaje indio

En la antigua India, el masaje tiene un origen inmemorial. Los antiguos tratados indios sobre medicina aludían frecuentemente al masaje como técnica curativa de muchas afecciones musculares.

En el Ayurveda (tratado de anatomía escrito 1000 años antes de J. C.) se recomienda la técnica del masaje para aplicar de forma metódica sobre los músculos.

El masaje en Europa clásica

En Grecia se le daba una gran preponderancia al deporte, adquiriendo las competiciones atléticas una importancia extraordinaria, como lo vemos en sus célebres Olimpiadas.

Como consecuencia no desconocían ni descuidaban el uso y la práctica del masaje. Llegaron a construir magníficos estadios y campos deportivos, que eran centros de cultura física, donde existían baños y piscinas. Los atletas además de practicar ejercicios se daban baños, frotaban sus cuerpos con cepillos y se untaban con aceite mediante fricciones y percusiones enérgicas que Hipócrates (450 años antes de J. C.) en su obra “Tratado de articulaciones y fracturas” recomiendaba el masaje sobre todo en torceduras y luxaciones.

Los Romanos, conquistadores y continuadores de Grecia, dedicaban especial interés a los masajes, especialmente después del baño.

Asclepíades, médico griego, pero que ejerció en Roma, recomendaba tratamientos mediante fricciones y frotaciones sobre la columna vertebral, complementados con ejercicios y curas hidroterápicas.

Con la caída del imperio Romano la cultura física y las técnicas de masaje fueron relegadas al olvido, e incluso consideradas como actividades inmorales por la doctrina cristiana.

El masaje en la Europa del renacimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.